Logo Impulsa tu Película

IMPULSA TU PELÍCULA


IDEAS CLAVE PARA ELEVAR TUS RESULTADOS
A LA MÁXIMA POTENCIA


Versión en Inglés

«No conseguimos nuestros objetivos…»


Todos tenemos el deseo de alcanzar ciertos objetivos, ciertos resultados a los que dedicamos tiempo y esfuerzo.


Sin embargo, también todos tenemos la sensación de que nos falta tiempo para alcanzarlos, de que vivimos estresados en una tormenta de tareas por hacer, y, sobre todo, frustrados por no poder conseguir los resultados deseados a pesar de todo el esfuerzo realizado.


Tenemos que ser conscientes de que los medios de comunicación, los smartphones, los compañeros etc. bombardearán constantemente nuestra atención, “infoxicándonos” e interrumpiéndonos.


También debemos tener en cuenta que nuestro cerebro aceptará de muy buen grado todas esas distracciones animándonos a hacer multitarea, intercalando tareas menores que nos impiden terminar las importantes, y a procrastinar, esto es, a retrasar el momento de abordar esas tareas clave para conseguir aquello que deseamos.


Y, por si fuera poco, tendemos a un perfeccionismo, mal entendido, que termina incrementando constantemente la complejidad del trabajo. El auténtico perfeccionismo nos debería animar a simplificar, a quitar aquello que no sea necesario.


Todo esto hace que nuestra productividad personal, la relación entre lo que conseguimos y los medios que empleados para ello, no sea óptima.


En productividad personal ese medio es fundamentalmente nuestra atención. La atención se presta en el tiempo y requiere de una energía que se gasta y se recupera con el tiempo.


«…Porque no sabemos tomar las decisiones correctas…»


No nos han enseñado nunca a trabajar eficaz y eficientemente y, mucho menos, a hacerlo en equipo. Cada uno aplicamos nuestra intuición y nuestra lógica. Hemos dado por supuesto que trabajar es dedicar la mayor parte del tiempo a hacer, y una pequeña parte, a pensar, “porque veníamos formados de casa”.


Sin embargo, esta creencia nos lleva a pensamientos bloqueantes como el “siempre se ha hecho así”, “mi trabajo consiste en ejecutar las instrucciones que me dan”, “¡que innoven otros!”, etc.


Tiene que quedarnos claro que lo diferencial en productividad es tomar las decisiones correctas:


  • No se trata de hacer muchas cosas, sino de hacer las cosas apropiadas.

  • No se trata tanto de hacer las cosas correctamente sino, sobre todo, de hacer las cosas correctas.

  • No se trata tanto de ser perfectos en la planificación del trabajo o en su realización, sino de darse cuenta rápido de cualquier desviación y de mejorar continuamente.

«…Podemos mejorar…»


Personalmente creo que deberíamos haber aprendido mucho de esto en la escuela básica ya que, utilizar estas ideas es un acelerador, un catalizador, una palanca, un multiplicador,… de lo que podemos conseguir como personas y, por tanto, como sociedad. Ese es el motivo que me animó a escribir este libro.


Si estás anclado en el agobio, el estrés, en la sensación de no conseguir nunca nada de lo que te propones, de vivir navegando a merced de las mareas o de los vientos generados por otros,… este libro es para tí.


En este libro te presento diversas ideas, conceptos, estrategias y técnicas que mejorarán la gestión que TÚ haces de TUS recursos para avanzar hacia TUS objetivos cambiando completamente, a mejor, TU desempeño.


Vivimos en una sociedad saturada de información e incluso la mayoría de la gente trabaja con información, en los llamados trabajos del conocimiento. Por ello, la forma en que comunico las ideas del libro hace que sean más fácilmente aplicables a dichos trabajos con información. Sin embargo, no debemos olvidar que tienen valor para todo tipo de trabajo y decisión respecto de la vida.


«…Empieza leyendo este libro…»


El objetivo del libro es que te terminen resultando evidentes varias formas de comenzar a mejorar.


Para ello, el libro se organiza en torno a 5 técnicas productivas que, a pesar de “estar ahí”, muy probablemente te hayan pasado inadvertidas; y a 2 supuestos prácticos que te permitirán ver el impacto de las mejoras en asuntos muy cotidianos.


Al estar redactado alrededor de circunstancias y situaciones reales o reconocidas por todos y con multitud de ejemplos, te resultará más fácil identificar situaciones de tu vida diaria en las que aplicar las ideas del libro.


«…Anímate a cambiar…»


Ten especialmente en cuenta que todas esas ideas tienen valor como utilidad, no son verdades universales. Si una idea te resulta útil, aprovéchala, y, si no es así, deséchala.


Por ello, te animo a que analices esas ideas y, sobre todo, a que las pruebes, ya que el conocimiento que no se aplica, se pierde.


Después ajústalas a tu trabajo, a la forma en que te gusta trabajar, y a tu vida. Tus tareas y tus gustos difieren de los del resto de la gente, son únicos. Por tanto, debes crear tu propio “set de hábitos” productivos.


Recuerda también que es más difícil desechar ideas antiguas que aceptar ideas nuevas.


Para facilitar ese proceso, haz pequeños cambios en tu forma de hacer las cosas y evalúa qué impacto tienen en tu sensación de control y tu nivel de estrés. Si suponen una mejora, repítelos hasta convertirlos en hábitos.


«…Y no pares…»


Te recuerdo igualmente que hay mucho contenido escrito sobre productividad personal en blogs, libros, etc. Puedes encontrar muchísimos recursos con tan sólo usar un buscador web.


¡Aprende a caminar, rompe las rejas de tu jaula y camina!



GESTIÓN DEL TIEMPO Y PRODUCTIVIDAD PERSONAL